México: (+52)5585908505, Atención: 9:00 a 18:00 hrs
Cursos y talleres en español de Internet de las Cosas   
   |   

Regulación de IoT seguro

Que los aparatos estén conectados al Internet (concepto base del Internet de las Cosas) tiene muy preocupados a varios países sobre como podrán asegurar a sus ciudadanos que las cosas no saldrán mal.

En particular un caso que ha llamado poderosamente la atención referente a la seguridad en el Internet de las Cosas es la nueva generación de los automóviles. Especialistas en el tema indican que la conectividad entre el auto con tu celular, tu casa y/o tu oficina multiplican los riesgos de robos, espionaje, manipulación e interrupción de servicios.

Frente a los antiguos modelos, los nuevos coches cuentan con un 40% de programación. “Un coche actual tiene 100 millones de líneas de código: siete veces más que un avión”, ha advertido Andreas Herzig, de Global Lead Automotive, en una de las últimas ediciones de Cybertech en Tel Aviv (Israel).

Se ha mencionado que la apuesta seria establecer una regulación para la nueva generación de coches, incluir sistemas de protección y disponer de garantías de actualización durante toda la vida del vehículo. “En el futuro, cada coche tendrá una identidad digital”, comenta Herzig para individualizar cada dispositivo y poder establecer mecanismos de seguimiento y control de los mismos.

seguridad en el internet de las cosas
seguridad en el internet de las cosas

En otros casos de seguridad en el Internet de las Cosas por ejemplo:

Japón esta ejecutando un proyecto de seguridad en el Internet de las Cosas, a través del Instituto Nacional de Tecnología en el cual planea hackear más de 200 millones de dispositivos para investigar las vías más vulnerables ante los próximos Juegos Olímpicos.

Los propietarios de aquellos dispositivos hackeados, de quienes no se revelarán sus identidades, serán informados y recibirán sugerencias para mejorar la seguridad. El motivo es que el Instituto Nacional de Tecnología de la Información y la Comunicación japonés detectó que desde apartados conectados al Internet de la Cosas se hicieron 54% de los ataques registrados en 2017.

Por su parte, el Gobierno suizo ha invitado a registrarse en la web de Prueba de Intrusión Pública para intentar hackear “legalmente” el sistema de votación electrónica. El Ejecutivo ofrece 50.000 francos suizos (44.000 euros) a quien lo consiga y demuestre una vulnerabilidad del sistema.

En Estados Unidos desde 2016 tienen un programa en el cual se destina muchos millones de dolares para Hackers que logren ubicar vulnerabilidades en el Pentágono. Al parecer en el proceso de automatización de los sistemas defensa de Estados Unidos ha hecho que el Pentágono pague porque los hackeen.

Puede interesarle:

Deja un comentario